El Color de la Guerra

El Color de la Guerra

 

Desde siempre me ha fascinado el curso de los conflictos armados. Cómo esculpen la historia y cómo el ser humano logra superar y sobrevivir a ellos, demostrando una resiliencia asombrosa. Por esto mismo, en cuanto me enteré que la BBC estrenaba una película dirigida por Peter Jackson sobre la Primera Guerra Mundial me apresuré a devorarla.

 

“They Shall Never Grow Old” está hecha con trozos de film que el director y su equipo han ido recolectando del archivo del Museo de la Guerra de Londres y de la propia BBC. Podemos ser testigos de como estos hombres, a veces tan solo críos de 14 o 15 años, sobreviven al conflicto.

 

La brillante restauración de estos trozos de película hace que las personas que aparecen en ella sean como los seres que hoy reconocemos cuando nos miramos al espejo. Se aleja de las figuras mudas y monocromáticas que acostumbramos a ver en los documentales de la época, corriendo y moviéndose a velocidades inverosímiles.

 

He visto algunas películas coloreadas, pero ninguna tan bien lograda como ésta. Jackson estudió concienzudamente los materiales de las casas y los distintos uniformes de los soldados para crear su paleta de colores. No es nada nuevo eso de darle color a una película. Solía haber una característica muy común en estos films y es que, el fondo de la escena siempre solía quedarse en blanco y negro. Como si al empleado encargado de darle al pincel le hubiera entrado vagueza y solo dedicase su tiempo a los elementos en primer término.

Foto tomada: El Blog de José Antonio 

Esto no pasa en “They Shall Never Grow Old”.  El director de “El Señor de lo anillos” no solo colorea con asombroso realismo las escenas, sino que también  dota de sonido y voz a los personajes para hacerlos mas cercanos y obligarnos a estar mas empáticos. Peter Jackson llegó a contratar a lectores labiofaciales  para averiguar lo que los personajes decía y mas tarde darles voz por medio de actores de doblaje. Las narraciones que se escuchan son las voces de verdaderos veteranos sacadas de el archivo del Museo de la Guerra.

Foto: BBC 

Todo se ha dicho de la Gran Guerra pero este film es único gracias al despliegue del esfuerzo técnico y narrativo.

 

Cuando el espectador está ante documentos tan antiguos y degradados como los restaurados por Peter Jackson, le da la sensación de no estar viendo algo que fue real. La película, además además de ser  blanco y negro, llena de grano e imperfecciones, es muda y va a velocidades muy diferentes a las que está acostumbrado el público general. Como consecuencia, se crea una sensación de desapego con lo que se esta viendo, pudiendo llegar al aburrimiento aunque se esté visionando el mismísimo asesinato de la familia Romanov (en directo).

 

En “They Shall Never Grow Old” se restaura primero el blanco y negro y luego se colorea. Más tarde se unifica la velocidad del metraje gracias al bendito ordenador, que es capaz de inventarse fotogramas por medio del estudio de los cuadros anteriores y posteriores. Finalmente se sonoriza, y listo.

 

Parece fácil, ¿verdad?

 

Lo sería si como resultado tuviéramos una película que solo nos contase sobre uno de los conflictos más terribles de la historia, pero el metraje trasciende su propio contexto y nos habla del ser humano y de la camaradería dentro de la sinrazón de una guerra.

 

Por: Luis Mendicuti

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *