El Presidente López Obrador, en la mira

López Obrador, en la mira

Por María Victoria Cristancho

 

A pocos días de haberse juramentado como el nuevo presidente de México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, a quien los medios lo llaman AMLO, ha quedado en la mira del mundo a la expectativa de lo que pueda hacer en el país de más de 129,2 millones de habitantes.

 

López Obrador llega al poder en momentos en que la izquierda latinoamericana es vista con reserva por efectos devastadores en las políticas de económicas y sociales de los gobiernos de tendencia similar de Venezuela y Nicaragua.

 

En todo desenfadado, el nuevo mandatario mexicano ha dicho que, “de un plumazo”, erradicará todos los males de su país, pasando por la corrupción y la impunidad. En su lista de tareas, está desarrollar proyectos de infraestructura y programas sociales para los jóvenes de las  clases más desfavorecidas.  Al mismo tiempo, AMLO también ha arremetido contra las políticas neoliberales de las últimas décadas que han provocado “un desastre y una calamidad” para el país y han ocasionado una “inmunda corrupción pública y privada”.

 

AMLO, de 65 años, no es nuevo en lides políticas, pero apenas logra la presidencia en un país azotado por la violencia entre bandas criminales ligadas al narcotráfico, la corrupción y el desencanto popular. Esos elementos le abonaron el terreno para que llegara a la presidencia, tras una victoria histórica en julio pasado, bajo  el  lema ‘Juntos haremos historia’.

 

Es la primera vez que un candidato abiertamente de izquierda logra ascender en su tercer intento, al puesto más alto del poder en México.

 

Estrella mediática

Los medios internacionales lo consideran una estrella mediática por su estilo avasallante, en contraste con su predecesor, Enrique Peña Nieto, quien deja el poder como el peor valorado de la democracia.

 

En un gesto, que algunos analistas lo asemejan con el  fallecido ex presidente venezolano Hugo Chávez. AMLO ha renunciado a  la residencia oficial de Los Pinos que, a partir de ahora  será un centro cultural. Planea vender el avión presidencial mexicano, que su juicio es tan ostentoso que “ni Trump tiene un avión como el de Peña”.

“ni Trump tiene un avión como el de Peña”. Dijo el mandatario mexicano 

Dice que reducirá los dispositivos de seguridad, y que no quiere guardaespaldas, alegando que “el que lucha por la justicia no tiene nada que temer”. También se reducirá su sueldo como presidente en un 40 por ciento y bajará el salario a los altos mandos militares.

 

Sin embargo, en los próximos seis años, la tarea presidencial de López Obrador no será fácil, pese a contar con un amplio respaldo de los votantes y con las mayorías en las dos Cámaras del legislativo.

 

México es considerado uno de más violentos del mundo. De hecho, cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística señalan que en 2017 murieron 31.174 personas, es decir un promedio de 85 muertes diarias.

 

Trump y la caravana

El otro tema caliente es la caravana de migrantes centroamericanos. El nuevo gobernante deberá controlar los miles de migrantes que usan su país como paso hacia Estados Unidos. Además deberá hacer frente a la amenaza del presidente estadounidense, Donald Trump, de construir un muro fronterizo, pero pagado por los mexicanos.

Los analistas creen que la opción que tiene AMLO es convencer a Estados Unidos de cambiar su política hostil por una de inversión privada en el sur de su país para que México pueda acoger a los migrantes, mientras solicitan asilo en EE. UU.

Para afrontar el problema, el mandatario ofrece una serie de políticas que ha llamado “cortinas de desarrollo”, es un proyecto de reforestación; en chiapas en el sureste de México también con el tren maya y una línea férrea que conecte Oaxaca con Veracruz. Su idea es generar empleo equitativo tanto para sus connacionales como para los migrantes centroamericanos con permisos especiales (como los aplicados en Brasil a migrantes haitianos).

 

Los analistas advierten que hay muchos sectores que se resisten a creer en la viabilidad esas esas políticas y que lejos de cumplir con sus objetivos, podrían generar severos efectos en las finanzas públicas.

 

De hecho, desde su victoria, la bolsa de valores mexicana ha caído un 14%, mientras el peso mexicano se ha devaluado casi un 2% y su promesa de crecimiento de un 4% anual tiene poca credibilidad, tras el anuncio hecho hace unos días por el Banco Central sobre rebajar las expectativas de expansión.

Foto principal: kolotv.com

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *