América Latina no se rinde

América Latina no se rinde

 

Por: Carolina Graterol

 

La conferencia Latin American Adelante!, que se realizó en Congress House, sede de la federación de sindicatos Trade Union Congress  (TUC) el sábado 1 de diciembre, plasmó un mensaje de optimismo y resistencia, frente a la arremetida intervencionista del gobierno de los Estados Unidos contra algunos países de la región.

 

Para darle contexto a esta última afirmación se citó que la administración de Donald Trump ha recrudecido el bloqueo contra Cuba, hace poco aprobó nuevas sanciones contra el gobierno de Venezuela y el senado estadounidense acaba de pasar la Nica Act, un conjunto de medidas para sancionar al gobierno de Nicaragua.

 

Todas estas acciones se esgrimen con la excusa de castigar a estos países por violaciones a los derechos humanos, mientras que en países como Mexico  y Colombia, siguen impunes casos serios de ataques a los derechos humanos, como la desaparición de 43 estudiantes normalistas en Ayotzinapa en 2014, o los más de 500 activistas de izquierda asesinados desde la firma de los acuerdos de paz en Colombia hace dos años, por poner sólo dos ejemplos mencionados en las ponencias de esta conferencia.

 

Foto: Dr Mariela Castro Espín, diputada Cubana y activista de LGTBI.

   Ante este escenario de confrontación entre los Estados Unidos y algunos países latinoamericanos, la elección del candidato de izquierda Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y la lucha que llevan a cabo sindicatos y movimientos de base en todo el continente representan la posibilidad de un balance de fuerzas para contener esta nueva oleada intervencionista de los Estados Unidos, afirmaron varios de los ponentes en esta conferencia.

 

La conferencia, un evento anual que comenzó en 2004, contó este año con más de 50 grupos de campañas, políticos latinoamericanos como el ex Ministro de relaciones Exteriores de Ecuador  Guillaume Long, la diputada nicaragüense Dra. Florence Levy Wilson y la Dr Mariela Castro Espin, diputada Cubana y activista de LGBTI.

 

Políticos británicos también se dieron cita en este evento,  como el ex Alcalde de Londres Ken Livingstone y el miembro del parlamento británico por el partido Laborista Chris Williamson.

Foto: Ken Livingston, ex Alcalde de Londres.

 

Además asistieron diplomáticos, académicos, activistas, periodistas y sindicalistas de Argentina, Bolivia, Brazil, Colombia, Chile, Cuba, Ecuador, México, el Reino Unido y Venezuela.

Unas 500 personas se acercaron a la sede del Trade Union Congress (TUC) en el centro de Londres, para asistir a un sin fin de sesiones que transcurrieron en paralelo en varias salas del edificio, desde las nueve de la mañana hasta las cinco de la tarde.

El proyecto neoliberal se cae por su propio peso

 

Para la Dra Mariela Castro Espín el modelo neoliberal está agonizando porque su propia naturaleza crea conflictos y desequilibrios económicos en la sociedad que son inaguantables en el tiempo. A esto se añade las crisis que el gobierno de Trump está creado, lo cual contribuirá a su desmoronamiento, según la ponente.

 

La diputada cubana afirmó que América Latina es un continente en resistencia desde la llegada de los españoles en 1492, y que lo seguirá siendo en esta etapa tan difícil para los gobiernos progresistas de la región.

 

Castro Espín, también conocida activista de LGBTI,  recordó que con Barack Obama todos se llenaron de ilusiones, pero ella sabía lo que venía, ya que en su opinión ningún presidente de los EEUU es una buena noticia para América Latina.

 

La directora del Centro Nacional para la Educación Sexual en Cuba dijo que con Obama se realizaron las invasiones a Siria y Libia, se cometió el magnicidio del presidente libio Muamar Gadafi, y se continuó con la política intervencionista de los Estados Unidos en América Latina, que busca proteger y adelantar los intereses del complejo industrial y militar que lo compone.

 

Había que elegir a alguien que restaurara la imagen de los Estados Unidos en el mundo y por eso Obama fue elegido, pero ahora aparece el dirigente que ellos necesitan en la figura de Trump, señaló Castro Espín, al mismo tiempo que lamentó que un dirigente tan preparado e inteligente como Obama haya terminado como presidente de los Estados Unidos.

 

También acotó que pase lo que pase, se diga lo que se siga, el proyecto de dominación de los Estados Unidos sobre el continente americano se mantiene, incluso aún más ahora con el recrudecimiento de la Doctrina Monroe, que con la consigna America para los americanos, ha sido siempre la respuesta del gigante del norte al resto del continente.

 

La batalla es de carácter global

 

Ken Livingston, ex Alcalde de Londres, afirmó que la realidad para los jóvenes es muy difícil ahora. Contó como durante su juventud y después de salir de la escuela en Brixton, en el sur de Londres, él y sus contemporáneos consiguieron trabajo inmediatamente y la gente que no podía comprar casa podía alquilar una del concejo municipal, que construía hasta 200 mil casas de interés social al año.

 

En mi época la juventud no estaba sometida a las presiones de ahora, con altas tasas de suicidio, estrés y enfermedades mentales, reiteró el político.

 

Luego, durante los 30 años después de la Segunda Guerra Mundial, la desigualdad fue reducida a la mitad en el Reino Unido. Hubo un gran movimiento de riqueza desde los ricos hacia los más pobres. Pero la agenda neoliberal  cambió todo con el argumento de que los gobiernos gastaban mucho en educación y salud, según Livingston.

 

Ese gasto social no fue el que provocó la crisis de mediados de los años 70, sino el aumento del precio del petróleo en un 400 por ciento aprobado por Arabia Saudí y las compañías productoras de petróleo, agregó el ex Alcalde.

 

La crisis significó la pérdida de millones de empleos y una ola inflacionaria en el mundo. En el Reino Unido no fue el gasto social del  partido Laborista en el poder en esos años el que creó la crisis, de acuerdo con Livingston.

 

En los 30 años después de los gobiernos de Ronald Reagan en los EEUU y Margaret Thatcher en el Reino Unido las  economías de ambos países crecieron un tercio menos que antes. La inversión también bajó, comparada con el pasado inmediato, lo cual para el político significó un golpe duro para estas economías.

 

En estos últimos ocho años, la devastación de los servicios sociales y las miles de personas que han muerto por la falta de fondos para el Servicio Nacional de Salud ha sido trágico. Los movimientos de izquierda se encuentran en un estado de debilidad, porque la confrontación con las compañías transnacionales en cada país se hace en el contexto de una economía global, agregó el ex Alcalde.

 

Las corporaciones funcionan a nivel global, sin ninguna lealtad a ningún país en especial,  donde la riqueza ha aumentado de manera masiva, y no hay una estructura internacional para establecer disciplina y control a los grandes capitales, concluyó el político.

 

Hay espacio para el optimismo

Guillaume Long, ex Ministro de relaciones Exteriores de Ecuador, señaló que los gobiernos progresistas de la región demostraron que con políticas opuestas a la austeridad fiscal se demostró que es posible tener economías crecientes, con reducción de la pobreza y la desigualdad. Dio como ejemplos los casos de Bolivia y Ecuador, que  triplicaron y duplicaron su PIB, respectivamente.

 

Long recordó que el ex presidente Obama deportó más de 3 millones de latinoamericanos en sus ocho años como presidente de los Estados Unidos, mucho más que ningún otro mandatario estadounidense hasta la fecha.

 

Por otro lado señaló que la gente que salió de la pobreza gracias a los gobiernos de izquierda terminó votando por partidos de la derecha, que representan la clase media a la que esta gente se sumó”, al tiempo que admitió que el error de los gobiernos progresistas fue no acompañar a esta clase media emergente, para darle respuestas a sus necesidades cambiantes.

 

A pesar de la judicialización de la políticaque están intentando los gobiernos de derecha, donde destacan los casos del ex presidente de Brasil Lula de Silva y del ex presidente y ex vice presidente  de Ecuador Rafael Correa y Jorge Glass, este último en huelga de hambre, la verdad prevalecerá.

Long afirmó que todavía hay motivo de optimismo, ya que América Latina siempre ha sido un modelo a seguir en cuanto a luchas reivindicativas.

 

 

Foto principal: Una de las salas donde se llevaron a cabo sesiones sobre temas puntuales de la realidad latinoamericana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *