Venezuela: ¿un país bajo ataque?

Por Carolina Graterol

El cerco económico y financiero que Estados Unidos le aplica al gobierno de corte socialista Venezuela desde el 2013 ha generado una crisis que le impide a sus autoridades obtener préstamos para inversiones de infraestructura y obstaculiza la compra medicinas y comida en el mercado internacional.

Así lo advirtieron voceros de la organización progubernamental Hand Off Venezuela (HOV), durante una conferencia realizada en Londres a comienzos de diciembre del 2018 en la Universidad de SOAS, evento al que asistieron sindicalistas, activista y miembros del Partido Laborista inglés. En esta conferencia también participaron como ponentes Jorge Martín, secretario de Hands Off Venezuela; Darral Cozens, miembro del Concejo de Sindicatos de Coventry; y Rocío Maneiro, embajadora de Venezuela en el Reino Unido.

 

El secretario de HOV, Jorge Martín, hizo un recuento de las últimas medidas económicas tomadas por el gobierno de Nicolás Maduro, como la introducción de la nueva moneda: el Bolívar Soberano. También señaló los numerosos acuerdos que el gobierno ha conseguido con los productores en relación con los precios de los productos, y que han sido rotos una y otra vez.

 

Este análisis de produce justo en momentos en que se cumplen 20 años desde que el chavismo asumió el poder en Venezuela, liderado por el fallecido presidente y ex teniente coronel, Hugo Chávez Frías.

 

El actual gobernante, Nicolás Maduro, sucedió a Chávez en el poder en el 2013. Maduro  había ejercido las  funciones administrativas y económicas de Venezuela durante la enfermedad del presidente Chávez, quien había sido reelecto en el 2012. Pero su delicado estado de salud le impidió tomar posesión del cargo el 10 de enero  de ese año, como lo ordena el Artículo 231 de la Constitución Bolivariana de Venezuela, sin embargo este siguió gobernando hasta su fallecimiento ocurrido el 5 de marzo de 2013.

 

Al morir Chávez, Maduro asumió tres días después la jefatura de Estado y de Gobierno como ‘presidente encargado de Venezuela’ hasta la celebración de elecciones presidenciales, en las cuales se ratificó como mandatario venezolano.

El país empeora

Para Martín la situación del país sigue empeorando y esto explica la ola de venezolanos que ha salido del país para buscar maneras de paliar la crisis.

Según reportes de la Organización de Naciones Unidas (ONU), la ola migratoria venezolana asciende a 3 millones de personas desde 2015. El éxodo se debe a la violencia, la hiperinflación y la escasez de alimentos y medicinas, según el reporte del Alto Comisionado para los Refugiados de la ONU (ACNUR) William Spindler. De esa cifra, se calcula que Colombia ha recibido a un millón de venezolanos hasta ahora.

“Muchos de estos venezolanos sufren condiciones de trabajo terribles en los países Latinoamericanos y algunos ya han regresado al país”, aseguró Martín.

 

Este país del norte de América del Sur había sido tradicionalmente receptor de inmigrantes. Venezuela ha acogido unos cinco millones 600 mil colombianos, que salieron de su país por la cruenta guerra civil que vivió ese país por 52 años, la cual terminó con el tratado de paz firmado hace dos años.

 

Según versiones oficiales del gobierno de Maduro, “Venezuela ha tenido un gobierno con una agenda de beneficios sociales a las mayorías desde la llegada de Hugo Chávez al poder en 1998. Este proceso ha continuado con la llegada de Nicolás Maduro al poder en 2013, en el cual se han construido dos millones 500 mil viviendas de interés social desde 2011, por poner un ejemplo. Venezuela destinó el 70% del presupuesto del Estado en 2017 a la inversión social, donde destacan la educación, la vivienda y la salud, de acuerdo a datos gubernamentales”.

 

El secretario de HOV alega que, desde la llegada de Nicolás Maduro al poder en 2013, Venezuela ha sufrido un cerco financiero y comercial, que le impide al gobierno obtener préstamos para inversiones de infraestructura por parte de organismos como el Banco Mundial, y obstaculiza la compra medicinas y comida en el mercado internacional.

 

Venezuela tiene un índice de riesgo financiero de 5 mil puntos, que es el más alto del mundo. Esto quiere decir que si Venezuela pide un préstamo a nivel internacional, tiene que pagar el 50% de lo que pide. Como referencia, el Fondo Monetario Internacional ofrece préstamos a países al 4% de interés.

 

En los últimos tres años, Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea han implementado un conjunto de sanciones económicas contra funcionarios de Maduro, al que consideran “una amenaza inusual” y por “violaciones de los derechos humanos”, tras el asesinato de un centenar de estudiantes y civiles que participaron en duras protestas callejeras contra el gobierno en el 2017, según reportes de agencias de noticias internacionales.

 

Para el secretario de HOV, “lo extraordinario es que exista un grupo mayoritario de venezolanos que apoyan al gobierno, a pesar de las dificultades. Y lo hacen porque ellos saben lo que ocurriría en Venezuela si la oposición llega al poder y si los Estados Unidos le pone la mano a los recursos naturales del país”, apuntó Martín.

 

El vocero de la pro gubernamental organización HOV enumeró las consecuencias que traería a Venezuela si la oposición llega al poder en Venezuela: la privatización de las empresas del Estado, flexibilizarían las leyes del trabajo para permitir el despido masivo de trabajadores y persecución política de dirigentes y activistas afines al gobierno”.

 

Pero esta situación no puede prolongarse indefinidamente, según Martín. El Producto Interno Bruto  (PIB) ha disminuido en un 58 por ciento entre 2014 y 2017 y continúa en caída en 2018.

 

Apoyo de HOV

El mensaje de HOV es de apoyo irrestricto al gobierno venezolano ante la situación de acoso que sufre por el boicot económico y financiero, concluyó el secretario de esta campaña.

Darral Cozens, miembro del Concejo de Sindicatos de Coventry, reseñó un editorial del diario The Financial Times, fechado el 19 de noviembre del 2018, en el que se asegura que una intervención militar a Venezuela sería “poco realista, equivocada y posiblemente contraproducente”.

 

Cozens refirió Cozens que el diario británico compara a Venezuela con los casos de Panamá e Iraq, donde los Estados Unidos han invadido en el pasado.

 

En el editorial se señalaba que las poblaciones de Iraq y Venezuela son similares, aunque el territorio venezolano es el doble de Iraq, pero no existe en Venezuela un líder de la oposición capaz de sustituir al presidente Nicolás Maduro, o un partido de oposición alterno a la revolución bolivariana. Tampoco hay bases militares de los EE.UU., como existía en Panamá.

 

De paso, The Financial Times mencionó que la invasión podría ser ilegal. Y que Venezuela está llena de milicianos armados. El editorial concluye que es mejor esperar a que la economía venezolana se auto destruya, nos cuenta el sindicalista.

 

Cozens apuntó que los problemas sociales y económicos de los últimos años en Venezuela son producto de la caída de los precios del petróleo y del sabotaje económico que todavía existe por una gran parte de compañías industriales dentro y fuera del país.

La embajadora venezolana ante el Reino Unido, Rocío Manerio durante su exposición.

Por su parte, Rocío Maneiro, la embajadora de Venezuela en el Reino Unido, señaló que en Venezuela el problema del sector agrícola es más serio que en otros países latinoamericanos, debido a que hemos sido un país dependiente de la renta petrolera por casi 100 años.

 

Maneiro indicó que cuando Chávez llegó al poder la economía no producía mucho porque existía el ingreso petrolero. A nivel social había muy poca participación política de la población, y la tasa de analfabetismo era enorme. Había mucha gente sin documentos de identidad que no participaba en la vida del país, explicó la embajadora.

Chávez cambió todo eso, comentó la diplomática venezolana, al recordar que a pesar de la respuesta negativa de las élites, Chávez hizo mucho por el país en muchos aspectos durante sus años en el poder.

 

Maneiro dijo ser optimista de que Venezuela triunfará a pesar de todas las dificultades. También dijo que Venezuela ha avanzado mucho, y que existe una revolución que hay que defender.

 

Hands Off Venezuela emitió un documento en el rechaza cualquier intento de interferencia en los asuntos de Venezuela. También se afirma que el rechazo del Reino Unido de devolver las reservas de oro venezolanas en el Banco de Inglaterra constituye un acto de filibusteros y exige el retorno inmediato de este oro a Venezuela.

 

Hand Off Venezuela fue establecida en el año 2002, después del golpe de Estado que mantuvo a Hugo Chávez fuera del poder por un par de días ese mismo año. La campaña tiene simpatizantes en más de 30 países. HOV organiza actividades de solidaridad con la Revolución Bolivariana a través de mítines, proyecciones de películas, giras, apoyo de propuestas en el Parlamento del Reino Unido a favor del gobierno venezolano y envío de delegaciones de solidaridad a Venezuela.

 

Para más información: https://www.handsoffvenezuela.org

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *