Theresa May: Una lágrima y un Adiós.

Por: Ulises Maldonado F.

 

Después de casi tres años en Downing Street, Theresa May se despide casi que sin pena ni Gloria en lo que se puede definir como el comienzo del final de la premier Británica que dejara de ser la inquilina desde el siete de Junio para dar paso a un Nuevo sucesor del partido conservador en el gobierno.

Es poco lo bueno que se puede rescatar de la premier ya que prácticamente el tema del brexit ocupó gran porcentaje de su agenda de gobierno. No se puede decir mucho en este sentido ya que su preocupación estuvo centrada en la salida del reino Unido de  Europa.

May  prometió  un  “nos vamos” y no pudo lograr el objetivo de salir  como la abanderada del proyecto de Brexit en el que ella misma  voto por la permanencia en el bloque europeo pero se le volvió un bumerang  ya que  tuvo que negociar la salida por mandato de los  resultados del referéndum de  2016.

Buscaba siempre en el medio de la jungla del Parlamento de Westminster, “quedar bien con Dios y con el diablo” y ese fue su mayor pecado. Nunca logro el consenso en los tres intentos de convencer a los diputados de que aprobaran sus “remendados” planes de salida de la unión europea.

Lo paradójico de la situación es que May,  siendo jefe del ministerio del interior bajo el gobierno de David Cameron  y quién  voto en el referéndum por la permanencia, termino defendiendo la contraparte al ser elegida para negociar la salida del bloque europeo.

 

La saliente Primera Ministra deja el gobierno hoy en Downing Street

 

Su política hostil frente a la inmigración con leyes que eran cada vez más rígidas y rigurosas en los tramites haciendo crecientes amenazas de deportación l levaron exactamente a que saliera a la luz pública  el escándalo de Windrush donde su colaboradora Amber Rudd tuvo que renunciar por tal situación sucedida con los inmigrantes caribeños en los años cincuenta.

El debacle político de las elecciones generales rápidas buscando fortalecer las filas del conservatismo le dio el primer castigo por los electores quienes le dieron mayor  fuerza al  decaído partido laborista  de Corbyn quienes con su defensa de permanecer en Europa ganaron más espacio en el parlamento obligándola a negociar con los radicales del DUP de Irlanda del Norte para formar gobierno.

Otro elemento que se sumo fue el Incendio de la torre grenfell ya que recibió duras críticas por su actitud fría, distante y poco empática con las afectados por esta tragedia.

A lo anterior se suman los ataques terroristas de Manchester, London Bridge y Finsbury Park que también comienzan a perforar la atmosfera política y su  ya decaída imagen.

Y otro problema domestico que no logro superar fue el de la crisis en el incremento del delito con armas blancas justificando que los recortes de presupuesto a las fuerzas de policía no eran la causa de tal situación

La señora May  viene y va a Bruselas para intentar hacer acuerdos, pero lo que recibe como respuesta son regaños,humillaciones,desplantes que también hicieron mella en su trabajo provocando la pérdida de credibilidad en su propio partido que la llevo a ser sometida a un voto de no confianza del cual salió airosa pero no con la satisfacción del triunfo.

El partido estaba en declive y cayendo a su punto más bajo en las encuestas y opinión de la opinión pública que considero siempre que no tenía  el liderazgo para sacar adelante el proyecto del brexit.

May anuncio con lágrimas que dejara el número 10 de Downing Street desde el siete de Junio en un ambiente de  absoluta soledad.

 

May perdió el pulso con su propio partido y con Europa porque estaba en medio de muchos sables afilados desde el comienzo de su gestión que la llevaron a tener que defenderse en este  ambiente  hostil.

 

Y se suma a la catástrofe el resurgimiento y fortalecimiento de partidos extremistas y  xenófobos como el de  Nigel Farage  que por el momento ha sido el más  favorecido de toda esta hecatombe política.

Ahora el partido  conservador empezara a deliberar formalmente quien será su sucesor quien deberá estar dispuesto a continuar defendiendo los intereses del Reino Unido, pero con el ruido de los sables a sus espaldas.

El Reino Unido recibe este legado de una primera ministra que pasara a la historia como una mujer incapaz de llevar a los británicos a la instancia que ellos quieren.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *