El nuevo Primer Ministro Boris Johnson.Con muchas tareas y pocas respuestas.

Boris Johnson  primer ministro en la encrucijada con muchas tareas  y pocas respuestas.

 

Por: Ulysses Maldonado.

 

Boris Johnson tiene el camino despejado y es el nuevo Primer Ministro del Reino Unido, reemplaza  a la saliente y desprestigiada  Theresa May, pero entra  acorralado por las propias circunstancias de su partido y por los desafíos urgentes que le esperan en el número 10 de Downing Street.

La vida de Boris Johnson no es precisamente “color de rosas” y mucho menos se puede decir que sea  de la tradición que manda la  buena “etiqueta”.

Abandonó a su mujer, Marina Wheeler, con la que tiene cuatro hijos. La pareja emitió un comunicado conjunto en el que anunciaban su divorcio. Desde entonces, el político conservador vive con su nueva pareja, de 31 años y  24 más joven que él.

A  su novia, Carrie  Symons  le atribuían, hasta ahora, el mérito de haber logrado que Johnson perdiera peso, se mostrara más pulcro en su aspecto, y sobre todo, hiciera gala de una templanza ajena al carácter locuaz  y extrovertido que le ha caracterizado durante los últimos años.

La familia del Primer Ministro está integrada por el padre del político, quien  participa en ‘realities’; dos de sus hermanos son periodistas que se muestran contrarios al Brexit; su ex-mujer, consejera de la reina y su novia, una joven que anda  “metida” en el mundo de las relaciones públicas.

Boris es fruto del primer matrimonio con la pintora Charlotte Johnson Wall. Político, diputado conservador, funcionario del Banco Mundial   y de  algunas instituciones Europeas. Además es  autor de varios libros, defensor ferviente del medio ambiente, culto, gracioso, y como le dicen algunos, gamberro.

Para ciertos  sectores de la opinión y del público  lo consideran como un tipo tan disfuncional como los Trump, pero con ese toque de deliciosa excentricidad  británica capaz de mezclar con absoluta naturalidad  lo sublime y lo chabacano.

Boris Johnson puede  ser calificado de eso y de ser  “Boris”  a su manera y con su estilo ramplón.

Pero, ¿a qué se debe todo esto: El encanto, las palabras, la valentía?  Uno a uno, Boris es, si esto es posible, aún más “Boris” para el mismo y para algunos de sus admiradores.

Boris Johnson es un político coqueto, gracioso, inquisitivo, relajado, hablador, que hace  una broma de forma espontánea que a veces no gusta.

Siempre tratando de evitar  temas de debate  en cuestión, ahora su futuro está en ser líder de un partido debilitado y en completa crisis interna, él naturalmente anuncia que sacara adelante sus objetivos y que sacara de las cenizas lo poco que hay en su reducto.

Boris Johnson. Primer Ministro

 

Es el futuro de Gran Bretaña el que estará en sus hombros y estas son algunas tareas que debe cumplir:

 

-Ganar respaldo y votaciones a su favor en Westminster

 

La primera es que el nuevo primer ministro tendrá que demostrar que puede ganar votaciones y respaldo en el Parlamento y gobernar después de tres años de crisis política.

 

Pero también podría tener que someterse a una moción de confianza en su llegada al cargo si la principal formación de la oposición, el Partido Laborista, lo solicita.

Incluso si el DUP, Democratic Union Party, la extrema derecha unionista   de Irlanda del Norte  apoyara  al nuevo primer ministro en un eventual voto de confianza, un grupo de parlamentarios conservadores han amenazado con votar en contra de su propio partido si encamina al Reino Unido a un Brexit sin acuerdo.

Igualmente escocia está a la  expectativa y mirando la posibilidad de convocar a un referéndum de Independencia  para desvincularse del Reino Unido, como lo ha mostrado en las últimas intenciones.

Si no se lograran superar estos primeros obstáculos, el Gobierno se derrumbaría y podría desencadenar en unas nuevas elecciones generales.

 

-El  tema que se reactiva: El  Brexit.

La UE ha dicho en repetidas ocasiones que no renegociará la parte vinculante de dicho documento, el “Acuerdo de retirada”, que establece un período de transición para facilitar la salida de Reino Unido.

El problema para el nuevo  primer ministro es que este documento contiene la parte más polémica del acuerdo de salida: un  mecanismo político de salvaguarda para evitar los controles fronterizos entre Irlanda, miembro de la UE, e Irlanda del Norte, que es parte del  territorio británico.

Los negociadores de la UE están dispuestos a explorar varias opciones con el nuevo primer ministro, pero todas caen muy lejos de lo que Johnson busca en el futuro.

 

Su regreso al Gobierno británico como primer ministro supone un nuevo capítulo en las relaciones con la UE. La intención de Johnson es ejecutar el Brexit con acuerdo  o sin este.

 

“Esperamos trabajar de manera fructífera con el primer ministro Johnson cuando asuma el cargo, para facilitar la ratificación del acuerdo de retiro y lograr un Brexit ordenado”, dijo recientemente Michel Barnier.

Johnson quiere eliminar la llamada salvaguarda irlandesa, una póliza de seguro incluida en el acuerdo para mantener una frontera abierta entre Irlanda e Irlanda del Norte, una provincia británica, después del Brexit y hasta que se alcance un acuerdo comercial entre Gran Bretaña y la Unión Europea.

 

-Gibraltar: Otra “papa caliente”.

La otra papa caliente está  en  Gibraltar, un   asunto que le tocará  asumir a  Boris Johnson en el cargo.

El nuevo primer ministro ya ha manifestado  en varias ocasiones su oposición a cualquier cambio  de estatus  soberano del peñón.

 

Estados Unidos y Reino Unido en el futuro.

Otro  aspecto es que el nuevo primer ministro necesitará una buena relación con Estados Unidos, el aliado militar  preferente de Reino Unido y en el futuro, un importante aliado en el  mercado de exportación, para ayudar a mitigar el impacto de abandonar la UE, su mayor socio comercial.

Ambas partes dicen que quieren alcanzar rápidamente un acuerdo de libre comercio amplio después de que el Reino Unido abandone la UE, pero es probable que la rapidez con la que esto pueda lograrse dependa por entero de la voluntad política y del progreso de las negociaciones de salida del bloque europeo.

Y el otro asunto esta en la future privatizacion del NHS, la “Joya mas preciada de los Britanicos”, al que los parlamentarios de Westminster han dicho que no esta dentro de ninguna  agenda de negociacion en un futuro acuerdo con Estados Unidos.

 

-Irán y  China. Asuntos espinosos.

El cuarto punto a resolver es el tema de Irán y  China  porque los Estados Unidos y sus aliados europeos están adoptando diferentes enfoques en torno al programa nuclear de Irán, dejando a Reino Unido con la difícil elección de con quién alinearse.

La retención del petrolero de bandera británica Stena Impero en el estrecho de Ormuz, en el Golfo Pérsico  en una aparente represalia por la captura de un petrolero Iraní por las fuerzas británicas dos semanas antes en Gibraltar es el tema urgente a resolver.

Estas decisiones también podrían  marcar el rumbo de las relaciones con China, uno de los principales objetivos de Reino Unido a la hora de fortalecer sus vínculos comerciales fuera de la UE.

-Los temas domesticos por resolver.

En la agenda a largo plazo  de Johnson  la primera prueba  será resolver el Brexit, pero después tendrá que elaborar una perspectiva viable a largo plazo de un Reino Unido post-Brexit que pueda ganarse el favor de los votantes, de los inversores y de los aliados internacionales.

En última instancia, el nuevo líder tendrá que decidir qué tipo de economía quiere para el  Reino Unido y cómo la hará encajar en el tablero geoeconómico  mundial, mientras elige entre alinearse con la normativa europea o con la estadounidense.

El nuevo inquilino de Downing Street  tiene mucho trabajo y asuntos importantes que resolver tales como la inmigracion, el tema social para los mas pobres  y la presion existente en planes de desarrollo comunitarios y locales  como vivienda,educacion  y salud  entre otros.

 

Unas veces desacreditado, a menudo desmentido y generalmente desaliñado, Boris Johnson ha estado por mucho tiempo en contra de la marea del partido y el Parlamento, pero no.

Milagrosamente, la opinión pública piensa  que es un bufón pero esto quiere decir que cuando usan la palabra  “buffoonish” para Boris la asumen como el tener a nuestro propio bufón.

El  “Buffoon Boris”, es siempre un tema de tendencia confiable. Las travesuras de Boris lo ponen a menudo al borde del desastre físico o en medio de la comedia burlesca.

Es el  clásico bufón que a todos hace reír, es el  Falstaff  de Shakespeare que no se esfuerza en disimular sus imperfecciones y torpezas y las convierte en su principal virtud.

Y es que su particular carácter y facilidad para armar polémicas generan dudas entre otros miembros del partido, aunque ha afirmado que impulsará el abandono de la UE el  proximo 31 de octubre “con o sin acuerdo”,aunque ya muchos ponen en duda este proposito.

Nadie se fía de Boris Johnson. Y sin embargo, se ha convertido en la última esperanza de los conservadores  para no verse arrastrados al abismo de  la irrelevancia. Boris es el único político capaz de plantar cara al irresistible ascenso del Partido del Brexit del ultranacionalista Nigel Farage.

Boris Johnson se ha  convertido en  la única y última  solución desesperada de los conservadores  para frenar la marea, que ha llevado a muchos de sus correligionarios a darle su respaldo  a ojo cerrado y con la nariz tapada, porque es el momento de “saber en qué lado de la tostada está la mantequilla”.

Es decir, qué es lo más conveniente para salvar al partido, y mantener el poder en Downing Street  para recuperar el añorado prestigio de un partido desgastado por su arrogancia, sus propios errores y sus torpes decisiones.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *